"Los hombres dejan de entenderse porque el significado de las palabras ya no tiene la misma relación con las cosas, porque los hombres han cambiado los significados a su arbitrio"
Tucídides

viernes, 16 de agosto de 2019

Misión: ¿salvar a los bebés?


   Volvemos a tener la fortuna de contar con la colaboración  del Jurista Don Pedro María Pinto Sancristoval, quien ya, en noviembre de 2017, nos deleito con un estupendo texto acerca de la gestación subrogada (La amante de Lord Chatterley).
Ahora entra de lleno en lo que entiendo la contradicción vital del llamado hombre posmoderno, donde el relato se antepone a la realidad, y en el caso del aborto se expone con toda crudeza. Su propia experiencia vital le sirve de ejemplo para demostrarlo.
"Leí hace poco, y con no escaso asombro, este reportaje

 en la sección de Naturaleza de una revista de gran difusión. Obsérvese la redacción de frases entresacadas del artículo que respetan su idea esencial:

“Misión: salvar a los bebés.”

“El bebé está plegado sobre sí mismo, y es posible ver su silueta y sus movimientos. Si la gestación termina con éxito, los recién nacidos, que miden unos diez centímetros, se trasladan a unos tanques de cuarentena, donde serán alimentados durante varias semanas. Hay un momento crítico: cuando empiezan a comer. Entonces se ve si podrá valerse por su cuenta. Cuando los científicos consideran que está preparado para desenvolverse por sí mismo, llega el momento de devolverlo a su medio. Y cerrar así un ciclo que quedó interrumpido por la intervención humana. Es una obligación moral.”

Ahora intente recordar el lector cuándo fue la última vez que en un medio de gran difusión oyó hablar, refiriéndose a nuestra especie, de bebés en gestación, y no digamos de remarcar sus cualidades de ser humano en ciernes. Por mi parte, recuerdo aún cuando esperábamos a nuestra hija, y todos los profesionales que trabajaban para procurar su correcto nacimiento se referían a ella como el bebé primero o la niña cuando tal concreción (luego hemos sabido que indebida y prematura presunción de su identidad de género sobre la mera base de caracterizaciones anatómicas), cuando tal concreción, digo, fue posible; todos, hasta que llegamos a la consulta del profesional que iba a llevar a cabo el screening que podía determinar la probabilidad de que nuestra hija padeciera el síndrome de Dawn. Para los no iniciados en estas lides, tal vez convenga aclarar que hace catorce años la eventual detección de este síndrome operaba en dos fases: una primera, inocua para el bebé, en la que una simple ecografía combinada con un análisis de sangre podía fijar una probabilidad estadística, que en una segunda fase se concretaba mediante una prueba, la amniocentesis, cuya ejecución sí puede suponer un riesgo para la criatura. Obvio es que la decisión de someterse o no al screening no se toma en razón de condicionantes morales, sino de tipo práctico, pues sin causar el menor daño al bebé se puede obtener una probabilidad de que padezca una enfermedad y, si ésta es relevante, los padres pueden hacerse a la idea e incluso ir llevando a cabo indagaciones sobre las mejores pautas de actuación para llevar del mejor modo posible la enfermedad de su hijo.

Sea como fuere, lo cierto es que, durante todo el proceso de gestación, el único profesional que se refirió a nuestra hija, desde que entramos en su clínica, como “feto”, fue quien iba a hacer ese diagnóstico puramente estadístico, que para conciencias con formación diferente de la nuestra es la antesala de la industria del aborto, pues si esa probabilidad resulta ser elevada, la siguiente indicación es la amniocentesis y, a continuación, si el diagnóstico se confirma, la intervención eugenésica del hombre para poner fin a la gestación de un bebé que no se considera digno de vivir.

Por eso la terminología del artículo que comento me resulta tan hiriente: porque comparto con el autor la convicción de que hacer todo lo posible para evitar que la acción humana cercene una vida en formación es, sin duda alguna, un deber moral inexorable, pero, por alguna razón que al mundo contemporáneo puede parecer extravagante, tengo al hombre en un nivel axiológico diferente del estrictamente animal. Como siempre que se iguala indebidamente, la personificación de los semovientes tiene el inevitable correlato de la mucho más peligrosa cosificación de las personas, de manera que socialmente acaba pareciendo natural la aberración conceptual de que mi hija sea un feto y un cachorro de tiburón, un bebé. De que el aborto humano sea un derecho y la salvación del bebé de tiburón, un imperativo moral."

miércoles, 14 de agosto de 2019


Today's headline
thumbnail
www­.project-syndicate­.org - MELBOURNE – Can taking a philosophy class – more specifically, a class in practical ethics – lead students to act more ethically? Trump’s Deficit Economy Drew Angerer/Getty Images Trump’s Deficit Eco…

viernes, 5 de julio de 2019


Titular de hoy
thumbnail
www­.publico­.es - En el experimento participan dos perros: a uno, Todor, se le pide que dé la pata y recibe una recompensa. A Guinness -una hembra- se le demanda lo mismo pero no se le ofrece nada a cambio. El ejercic…
75 colaboradores - hoy aparecen:

   

martes, 2 de julio de 2019


Titular de hoy
thumbnail
www­.elsevier­.com - Hoy presentamos el segundo capítulo de la serie sobre los bioeticistas más influyentes en España (publicado por la revista de referencia en calidad asistencial, Journal of Healthcare Quality Research)…
55 colaboradores - hoy aparecen:

Titular de hoy
thumbnail
lifescienceslab­.com - El sector biotecnológico español ha consolidado en 2018 la tendencia positiva de los últimos años en relación a la inversión especializada, con un aumento tanto en el número como en el volumen total …
71 colaboradores - hoy aparecen: