"Los hombres dejan de entenderse porque el significado de las palabras ya no tiene la misma relación con las cosas, porque los hombres han cambiado los significados a su arbitrio"
Tucídides

lunes, 4 de mayo de 2015

TIEMPO DE CONFUSIÓN



Participaba hace pocas fechas en un Foro donde, a colación de la tan citada Ley Francesa sobre los pacientes en fase terminal, se discutía sobre la polémica de la ayuda a morir. Hubo opiniones de toda índole, pero me llamó la atención que se resaltara ciertos aspectos referidos a la Iglesia Católica basada en el argumento de que “el valor que la religión católica otorga a afrontar el sufrimiento provocado por las enfermedades como un medio de alcanzar la salvación eterna deja poco margen para el debate”. Dejando de lado que ciertas declaraciones de miembros de la jerarquía eclesiástica daban pábulo y razón a dicha argumentación, lo cierto es que no me pareció adecuado dicho comentario por lo que recordaba del magisterio de Pio XII, lo que a su vez suscitó más sorpresa por las ideas preconcebidas sobre dicho pontífice, y máxime a la hora de reponer que según dicho Papa "el cristiano no tiene NUNCA obligación de aceptar el dolor por el dolor", es más " el hombre conserva … el derecho a dominar las fuerzas de la naturaleza y de utilizarlas para su servicio, y por tanto, de poner todos los recursos que ella le ofrece para evitar y aun suprimir el dolor físico", y continúa " la resolución más perfecta y más heroica puede darse lo mismo admitiendo que rechazando la narcosis" (discurso pronunciado el 24 de febrero de 1957 - sí, 1957 - en el IX Congreso Nacional de la Sociedad Italiana de Anestesiología).