"Los hombres dejan de entenderse porque el significado de las palabras ya no tiene la misma relación con las cosas, porque los hombres han cambiado los significados a su arbitrio"
Tucídides

viernes, 3 de octubre de 2014

EL ABORTO NO ES CUESTIÓN DE IDEOLOGÍA


Otra encuesta publicada por el diario EL PAIS ratifica lo ya expresado en varias ocasiones: el aborto no es cuestión de ideología.
Según esta encuesta, la retirada del pretendido proyecto de ley de aborto fue apoyada por la mayoría de votantes del partido del gobierno actual:
“La decisión no solo es respaldada por la mayoría de los votantes del PP; también por la mayoría de los encuestados que se declaran católicos (69%). Incluso entre los católicos practicantes son más quienes están de acuerdo con la retirada de la ley (47%) que quienes están en contra (42%). Por edades, el rechazo al anteproyecto de ley de Gallardón se da sobre todo entre los menores de 18 años (un 84% aplaude la retirada de la ley), aunque también es muy mayoritario entre quienes tienen de 35 a 54 años (79%) y entre los mayores de 65 años (el 64% está e acuerdo con la rectificación del Gobierno)”.
 
El aborto, en su eterno retorno, nos devuelve a una discusión nunca resuelta. Como hemos dicho en otra entrada (22-02-12, el aborto y la política), uno de los tópicos que más se repiten en la cuestión del aborto dice que la opinión que se tiene sobre el mismo radica en la ideología política que se tenga. Se ha convertido en un MITO, uno más, que impide el necesario sosiego y reflexión en una cuestión tan importante y trascendente que exige encontrar un punto de encuentro responsable para las distintas sensibilidades  alejado del bullicio político que niega la obligada calma para ello.
Cuesta entender que en un partido político no todo el mundo piensa igual, y no obstante exista una postura oficial eso no implica que todo ciudadano, afiliado o simpatizante, tenga la obligación de opinar lo mismo. El aborto es un tema muy sensible, de gran trascendencia y que hay que separar de discursos políticos, por mucho que se empeñen algunos en guiarnos por el mismo camino, en uno u otro sentido.
Recordemos lo que entonces se decía y que se repite ahora: “Los ciudadanos están divididos incluso dentro de los dos grandes bloques de votantes del PP y del PSOE. Una mayoría de los encuestados, el 47%, apuesta por el sistema de plazos vigente. Sin embargo, un 43% defiende el otro sistema, que supone considerar el aborto un delito despenalizado en algunos supuestos.
El 25% de los votantes del PP apuesta por un sistema de plazos, que su Gobierno va a eliminar, y el 32% de los socialistas defiende los supuestos que derogó el PSOE, lo que demuestra también esa división interna”.