"Los hombres dejan de entenderse porque el significado de las palabras ya no tiene la misma relación con las cosas, porque los hombres han cambiado los significados a su arbitrio"
Tucídides

lunes, 29 de marzo de 2010

¿CONSENTIMIENTO INFORMADO?

La asociación del Defensor del Paciente denunció hoy que el Hospital Universitario Insular Materno Infantil de Gran Canaria "da a la familia de los pacientes que ingresan por urgencias un documento ilegal a firmar para que le hagan lo que quieran".

En una carta dirigida a la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, y al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la organización informa del documento "en blanco" y "que se da a firmar de forma obligatoria a todos los pacientes que acuden a las urgencias" del citado centro hospitalario.

El Defensor del Paciente señala en un comunicado que dicho escrito dice textualmente: "Doy mi consentimiento a fin de que el personal médico y de enfermería de este hospital pueda utilizar los medios de diagnóstico y tratamiento adecuados para tratar de solucionar el proceso del paciente. "Se realizan técnicas invasivas y agresivas sin consentimiento por escrito, un documento a todas luces ilegal y que contraviene la ley general de sanidad y la de autonomía del paciente", apostilla el colectivo.

La presidenta de la organización, Carmen Flores, señala que este documento lo firma el acompañante, ya que la paciente en ese momento está siendo atendido por personal sanitario.

"Lo peor de todo es que le hacen creer al personal de enfermería que con este documento están cubiertos legalmente en caso de una denuncia. Si grave es esto todavía lo es más que le ocultan información de los riesgos que conllevan técnicas que se realizan por rutina y que son innecesarias, teniendo trágicos resultados para los recién nacidos como para las parturientas", añadió.

Aseguró que esta misma situación "se está produciendo con otro tipo de pacientes", por lo que solicita "la retirada inmediata de este documentos" y que el Estado investigue en cuántos hospitales españoles, ya sean públicos o privado, "se está actuando de esta forma".

Además de que "se tomen medidas ejemplares para evitar semejante atropello", ya que, según la asociación, "presuntamente están cogiendo a los pacientes como rehenes para realizar cuantas pruebas y experimentos que les venga en gana sin su consentimiento".